martes, 20 de enero de 2015

La inundación Shuar


La inundación se produjo e consecuencia de una desobediencia. Un shuar, que se casado con una Tsunki (diosa fluvial) luego de vivir con ella bajo las aguas de un río, donde también habitaba su padre y otros miembros, fue a visitar a su antigua familia terrestre. Para ello Tsunki se convirtió en una culebra (titink napi). El esposo la mantenía oculta en un cesto. Un día en que se fue de caza el hombre prohibió a sus mujeres mirar dentro del cesto; pero ellas no le hicieron caso. Al destaparlo encontraron la culebra, la sacaron del cesto y le aplicaron un tizón en el cuerpo. 

Tsunki hizo un agujero la tierra y se fue donde su padre. Éste, ante el maltrato de su hija, les mandó la inundación. El esposo de la Tsunki tomó a una hija pequeña que tenía (es quien avisa al padre d delito cometido por las esposas) y corrió hacia las montañas. Ascendió al cerro más alto y en él subió a la palmera más alta, la ampakai. Hubo rayos, truenos, lluvia. Las anacondas salieron de los ríos y se comieron a la gente. Las aguas inundaron todo menos la palmera ampakai donde estaban el shuar y su hija. 

Pasados algunos días las aguas comenzaron a bajar, por lo que descendieron los sobrevivientes. El shuar crió a su hija y se casó con ella. Por eso los shuar sobrevivieron. Según una variante, cuando el shuar estaba en la palmera ampakai, lanzaba pepas para saber si el agua había bajado lo suficiente para descender. 



Publicar un comentario