viernes, 13 de diciembre de 2013

El Cóndor y el Picaflor


Un día se reunió la plana mayor de los pájaros en una pradera. Todos estaban presentes: el cernícalo, el halcón, el búho, el cóndor y el gavilán. El cóndor les contó a los demás que había hecho un viaje grandioso, el más largo y alto, y había llegado lejísimos, hasta las puertas mismas del mundo superior.
Entonces apareció volando el picaflor y le dijo: -Eso es cierto, hermano cóndor, pero yo he entrado por las puertas hasta el trono de Dios, que está en el centro del Hanakpacha. Entonces el cóndor y el picaflor apostaron, poniendo a los demás pájaros de testigos, que cada uno era capaz de volar al centro del Hanakpacha.
Llegó el día que debía celebrarse la competencia y sólo apareció el cóndor. Todos los pájaros se habían reunido para presenciar el evento y estuvieron allí esperando, pero el picaflor no se veía en ninguna parte.

Los pájaros le dijeron al cóndor que "una apuesta era una apuesta" y que, aunque volase sólo, debía intentar llegar hasta el centro del Hanakpacha. El cóndor batió sus enormes alas y se elevó hasta llegar al límite del Hanakpacha. Cuando se detuvo allí para descansar, salió el picaflor de entre sus alas y voló hasta el mismo trono de Dios[1]





[1] Arnaldo Quispe, El colibrí de oro, 2012.

Publicar un comentario